jueves, julio 24, 2008

Excursión matemática de 3º de ESO a los Reales Alcázares

La excursión que hicimos el pasado 28 de Mayo al Alcázar de Sevilla fue muy entretenida, y la verdad, aprendimos muchas cosas de manera divertida.

¿Queréis saber cómo fue? Pues allá vamos:

En primer lugar, nos fuimos en autobús hacia el lugar a las 8:30 de la mañana. Llegamos a la puerta a las 9:00, pero no abrieron hasta las 9:30, retraso ocasionado por motivos de trabajo.


Asistimos a una pequeña charla sobre el Alcázar por una guía muy simpática que se llamaba Nuria. Explicó muchas cosas del Alcázar que en otros años que hemos asistido no habían explicado. (Quizás porque éramos más pequeños, y algunas cosas que ella explicó se las traía bastante...).

Tras toda la explicación (que a nosotros nos pareció fascinante, al menos a mi), fuimos a la cafetería para reponer fuerzas antes de empezar la verdadera aventura matemática. La verdad, al ser una cafetería ubicada en un recinto donde es mayormente visitado para turistas, los precios estaban por las nubes... Si es que hay que comprar las cosas en el barrio, hombre.

Bueno, establecimos un punto de reunión, y tras alguna que otra aclaración, nos pusimos en marcha. Algunos siguieron a los profesores, porque les venía bien el destino hacia dónde iban.


El problema más complicado (o eso decían), era el de el Jardín de los Poetas (supongo que el nombre dice mucho). Ya habíamos practicado un problema similar en clase, por lo que no resultó tan complicado hacerlo, y el mecanismo era siempre el mismo. Pero claro, luego llegaban las comparaciones con otros grupos, y quizás a cada uno le variaban las cantidades.
Después había otro Jardín de los Poetas, que era exactamente igual que el anterior, pero con los datos distintos. Y tuvimos algún que otro problema con las medidas que nos retrasó.


Más tarde nos encaminamos al Jardín del Retiro mirando los mapas, y eso sí que parecía una aventura. Al llegar, nos pusimos manos a la obra. Cosas como averiguar la corona circular, o algún que otro planteamiento para que te comas la cabeza midiendo y haciendo fórmulas. Pero eso ayudó bastante a que se nos quedase en la cabeza. También había que agradecer la ayuda de algún que otro profesor, que estaba por allí para ayudarnos.

Otro problema estaba en una de las fuentes del Jardín del Retiro, la más cercana a la puerta del Privilegio. Había que dibujar la forma de la fuente, calcular su perímetro (parece fácil, pero había que medir antes, ¿eh?), el área de la superficie de fondo, el volumen de agua que cabía o la diagonal. Todo un cúmulo de medidas y cálculos, pero estaba muy interesante. Se me olvidó comentar que medíamos con metros de Ikea (idea original...y barata). Pero a veces, cogíamos metros de los buenos que nos dejaban los profesores.


Más actividades... pues buscar todas las fuentes y puertas que aparecían fotografiadas en nuestro cuadernillo y situarlas en el mapa. Eso también estuvo muy interesante. A partir de esta pudimos quedarnos con los sitios con suma facilidad, ya que todo detalle del entorno nos hacía recordar los lugares exactamente. Y, en cierto modo, nos gustó mucho desarrollar esta actividad, porque era una especie de descanso, aunque a muchos no les diera ni tiempo de realizarlas por el poco tiempo restante (ya que en muchos grupos, estas actividades había que realizarlas al final).

Tuvimos que realizar también algunas de las últimas en el Jardín de la Cruz, en este nos encontrábamos un gran estanque de forma octogonal con un montículo en el centro. Teníamos que medir cuanto medía un lado y así, su perímetro. Luego calcular el área dividiendo en polígonos más sencillos, tal y como hacíamos en clase. No suponía ningún tipo de dificultad.

A la una y media ya todos nos reunimos en un punto cercano a la salida, todos dejamos de realizar nuestras actividades, y nos dirigimos al autobús, que en cuestión de minutos nos dejó en el instituto.

La conclusión que hemos sacado en general sobre la visita es que ha sido muy divertida y que con ella, hemos conseguido aprender mucho y estar preparados para el próximo examen. Damos las gracias al profesorado que nos ha llevado a la visita y nos ha ayudado en nuestro recorrido en ella... tanto que incluso nos dan esperanzas para que volvamos a estar juntos en una nueva excursión...

Relato escrito por Dalila de 3º de ESO A.

Etiquetas: , ,

2 Comentarios:

Blogger Juana G. Linares dijo...

Así es como me habría gustado a mí estudiar matemáticas, partiendo de la práctica.

7/25/2008 6:24 p. m.

 
Blogger Francisco Nicolás dijo...

Supongo que habrá sido todo un descubrimiento y sobre todo que os lo habréis pasada extraordinariamente viendo cómo las matemáticas están presentes en un monumento como El Alcázar.

9/03/2008 12:14 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home