viernes, mayo 22, 2009

Entrega de premios en el Día del Libro

El pasado 23 de abril, con motivo del día del libro y de Cervantes, celebramos en nuestro instituto diversas actividades. Durante todo el día, en la Biblioteca del Centro, pudimos ver, hojear y admirar libros antiguos, algunos de textos, aquellos con los que estudiaron nuestros padres y abuelos y tan distintos de los actuales.

Se entregaron los premios literarios “Guillermina Elías y Andrés Romero”. Fue Alejandra, la viuda de nuestro querido profesor la encargada de hacerlo, además lo recordamos con cariño y emoción con un CD realizado por la profesora Juana García Linares.



Los premios fueron los siguientes:

PRIMER PREMIO PROSA CATEGORÍA B (foto 0063)

Autores
Lengua de 1º D. agrupación flexible: "Grupo El Semáforo"

Integrantes: Mª del Carmen Fernández Fernández, Mario Rodríguez Beato, Concepción Bautista Nieto, Laura Marín Parrado, Víctor Barroso Quintero, Samuel González Pitt, Francisco Javier Vázquez Lara, Ángel Delgado Garrido, Aroa Gordillo López, Beatriz García Rangel, Aroa García Pecellín, Triana Martín Rodríguez.

MI VIAJE A BALEARES
Aquella mañana me levanté con ganas de comprar un cupón porque tenía la esperanza de que me iba a tocar. Se lo comenté a mi familia. Mi padre que siempre compra churros los sábados por la mañana sale por ellos y en el camino saluda al vendedor de cupones y le compra un boleto.
El número que le pide es el -16.908- dieciséis mil novecientos ocho, que es el día en que se quiere casar con mi madre, porque aún no están casados por la iglesia; que es la mayor ilusión de mis padres y también la nuestra.
Cuando volvía con los churros, muy calentitos, mi padre sacó la llave para abrir la puerta de casa y fue en ese momento en que se cayó el cupón al suelo, que estaba húmedo de haber hecho limpieza. El cupón estaba mojado y para secarlo lo pusimos en el tendedero con una pinza de color verde esperanza.
Mi hermano comentó en casa a la hora de comer, al mediodía, que si deseamos algo con ganas, podemos dejarlo escrito debajo de la almohada. Y así ocurrió, al día siguiente pudimos ver el número premiado en el teletexto de la televisión.
Y por fin llegó el día de la boda. Aquella mañana mi madre fue a vestirse de novia a casa de mi abuela. Mi padre fue a comprar los anillos, que tenía encargados, y a por nuestro desayuno. Mis hermanos y yo llegamos a pensar que se habían olvidado de nosotros y estábamos algo preocupados y nerviosos. Mi hermano pequeño vio un papel escrito en la cafetera de la cocina. En la nota decía: he salido a por los anillos, volveré pronto. No le digáis nada a mamá. El colacao está en la mesa, a la vuelta traeré churros. Besos papá.
Comenzamos a desayunar. Todos estábamos un poquito nerviosos, esperando a que llegara el coche que iba a recoger a nuestros padres. La boda se celebró a la una del mediodía. Fue muy bonita y emocionante. Mis padres después de la ceremonia fueron regados con arroz y pétalos de rosas.
Después nos fuimos a la venta “La Caldera”, allí pudimos comer paella, ensaladilla, jamón, mariscos, etc. Algunos invitados llevaban en su bolso “tupper whare” para poder llevarse a casa algunos alimentos. Hubo un largo fin de fiesta con animados números musicales. Bailamos y cantamos felizmente.
Ala mañana siguiente, con una fuerte resaca, nos fuimos hacia nuestro deseado viaje. Llegamos al puerto y al entregar el equipaje, papá se dio cuenta de que había olvidado los pasajes. Tuvo que volver rápidamente a casa recogerlos.
Por fin, ya estábamos en el barco. Pospusimos en la baranda y comenzamos a sentir mariposas en la barriga y un aire, fresco, con olor a pescado. Soltamos un ¡¡¡por fffffiiiinnnn!!!
Nos dirigimos hacia nuestros camarotes. No los encontramos y tuvimos que llamar a un grumete. Él nos acompañó hasta la puerta y pudimos ver el mar a través del ojo de buey.
El capitán nos comentó que en este mismo camarote a otros pasajeros les habían ocurrido ciertas cosas misteriosas.
Aquella noche, al acostarnos pudimos ver un hermoso cielo estrellado con una luna como un hermoso queso manchego. Por la mañana, desayunamos unas ricas tostadas con mantequilla y jamón y un delicioso zumo de naranja. A las doce nos fuimos a la piscina que hay en la cubierta de proa. No nos dio tiempo a zambullirnos porque vimos correr a unos marineros, con cara de preocupados, correr hacia nuestros camarotes. Se habían escuchado ruidos extraños.

Al abrir la puerta encontramos un vaso roto, señales en las cortinas, bolsas pequeñas por el suelo, migas de galletas y el osito “Lulú” de mi hermana con un ojo colgando. En aquel momento nos acordamos de lo que nos había comentado el capitán. Nos asustamos, el vello se nos puso de punta y mi hermana pequeña, con la cara pálida, paso a recoger su querido osito. Decidimos avisar a nuestros padres que estaban tomando el sol, junto al “jacuzzi”, en las hamacas.
Con cara de sorpresa escuchan lo que les contamos. Con paso ligero, a zancadas, volvemos al camarote. Recogimos las cosas que estaban por el suelo y nos pusimos a buscar la causa de los desperfectos. Miramos debajo de la cama y encontramos, al fondo, un par de ojos pequeños e inquietos que apenas parpadeaban. Metimos la mano, con mucho cuidado, para sacar aquel pequeños ser. Sentimos como sus pequeños dedos tocaban nuestra mano y temblando se agarraba fuertemente.
Todos pensamos que tipo de animal sería y tras levantar la cama con cuidado vimos con sorpresa que era un mono “tití” que según nos comentó después el capitán se había escapado, hace un par de meses, de un circo que se levantó en el puerto para las Fiestas de la Primavera.
Fue un viaje muy bonito y emocionante para toda la familia y así lo he querido contar.

1º PREMIO POESÍA CATEGORÍA B

Autora: Noemí Claudia Silva Zapata (2º de ESO)

NUESTRA DESPEDIDA

PUEDE QUE NO SEA EL FINAL DE LA PRIMAVERA TAMPOCO EL INICIO DE UNA NUEVA ERA, LOS CAMBIOS QUE ME AFECTAN A VECES ME ARREBATAN , CONSTRUYENDO COSAS FRAGILES Y AVECES SIN SENTIDO.

YO LO AMABA, LO ERA TODO PARA MI, MI INSPIRACIÓN, MIS SIETE DIAS DE RESPIRO, MI FE, MI UNICA VERDAD, CASI PODIA PARECER NO PARTE, SINO MI VIDA.

PERO EL AMOR HACE QUE EL TIEMPO PASE Y EL TIEMPO HACE QUE EL AMOR PASE...EL LIBRETO CAMBIO, LA VUELTA AL MUNDO EN UN SEGUNDO, HUNDIENDO MI VIDA, SU LUZ SE APAGÓ Y OSCURECIÓ MI VIDA CON DIAS TRISTES Y NUBLADOS.

NI FRIO NI CALOR, SIMPLEMENTE “NADA” ¡ QUÉ DIFICL ES PENSARTE!, ¡ME DUELE TANTO SOÑARTE!, SÉ QUE MUCHAS COSAS NO VENDRAN...AUN CONTEMPLO EL CAER DE LAS HOJAS ASI COMO CAE MI VERSO; MINUTO A MINUTO Y LAGRIMA A LAGRIMA.

NO SÉ SI TE AMÉ MUCHO, NO SÉ SI TE AMÉ POCO, SÉ QUE ASÍ COMO INICIA EL OTOÑO, INICIA NUESTRA DESPEDIDA; TAN TRISTE, YO TAN LLENA DE TU VOZ, LLENA DE DECEPCIÓN.

NIÑA VANGUARDISTA” ASI ME DECIAS: VAS CON TODO SIN MIEDO A LA VIDA, SIN MIEDO AL DOLOR “NUNCA LO DEMUESTRAS” DECIAS...EL MIEDO VIENE DESPUÉS, EL MIEDO ESTUVO ALLÍ, PORQUE NO SÉ SI TE AMÉ MUCHO O SI TE AMÉ POCO, LO ÚNICO QUE SÉ ES DE NUESTRA DESPEDIDA.


2º PREMIO POESÍA CATEGORÍA B

Autoras: María Machuca y Rebeca Miranda (1º de ESO)

Tu y Yo

Que bonito despertar,
al ver tus ojos dormidos
y tu cara reflejada junto a la orilla del río.

Caminar por la montaña,
buscando un mundo distinto,
donde tu eres mi Romeo
y yo un corazón prohibido.

Si yo pudiera volar,
viajaría hasta tu ventana,
como una pequeña hada,
y si vinieras conmigo,
viviríamos siempre unidos.

Que bonito anochecer,
cuando te tengo tan cerca,
y en tu mirada reflejas,
la luna y las estrellas.

Y el primer premio de la categoría A de poesía correspondió a Jorge David Cabrera Cruz, alumno de 1º de Bachillerato, con el poema titulado “Labios carmesí en la tragedia de Hidra”

2º PREMIO POESÍA CATEGORÍA A (foto 0056)

Autor: Manuel Engelmo (1º Bachillerato)

LA OBRA

Lentamente se separa la tela,
candente el color de la sangre en su piel,
guardiana celosa en la escena y la miel,
¡baila despacio!... pues muere la vela.

Ahora, intensa tu danza y mi emoción,
muéstrame tus ocultas intenciones,
confiésame tu alma…y tus dulces canciones,
teje suave tu magia e ilusión.

Me acarician las ganas del desnudo,
me abraza el frío, que congela el tiempo,
me aturde el alma… quedando yo mudo.

Con la transparencia de un primer amor,
y sin más palabras que este silencio,
muere impasible, como una bella flor.

El alumnado de 4º de Diversificación participó con un recital poético de textos de Bécquer



y el premio fue para José Antonio Castellano por mejor dicción, expresión y presentación.

También se entregaron los premios del campeonato de mesa de invierno cuyos ganadores fueron los siguientes:
En categoría infantil masculino el primer premio fue para David Calzón, y el segundo para Ängel Mejías, y el infantil femenino lo ganó Rocío Negrete. El premio juvenil masculino correspondió a Álvaro Gómez.


1 Comentarios:

Anonymous Anónimo dijo...

wooo hasta ahora me entero del poemaa jeje que bn bss!

9/07/2009 9:18 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home