sábado, diciembre 29, 2007

FELIZ AÑO NUEVO


A medida que los últimos días de diciembre van abriendo el camino al nuevo año y por tanto a las próximas elecciones generales, los políticos ponen en marcha toda su maquinaria electoral, aunque aún falten unos meses.
(¿Acaso en esta legislatura se aparcó dicha maquinaria en algún momento?)
Y, ¡congratulémonos!: habrá cara a cara entre los dos principales líderes. Ya han pactado los contenidos de los dos debates con los que pretenden convencer a sus no correligionarios. Los debates se centrarán sobre economía y empleo, políticas sociales, política exterior y de seguridad (en él se hablará del terrorismo) y política institucional. Y yo me pregunto:

¿Y la educación? Perdón, La Educación (con mayúsculas)

Está claro que es un tema que políticamente no vende, y no lo hace porque es algo que, según las encuestas, no forma parte de los temas que más preocupan al pueblo español. La Educación, para los últimos gobiernos, no ha sido más que una moneda de cambio que modificaba a su antojo una vez ganada la Moncloa. Todos los últimos cambios educativos se han hecho para tapar las grietas que van dejando los informes, supuestamente asépticos, de determinado carácter internacional y también nacional, además de intentar dar cabida a exigencias europeas e intentar paliar determinados problemas laborales. Pero nuestros políticos no se dan cuenta de que parchear no mejora la estructura del edificio, sólo la enmascara. Parece que sólo quieren mejores estadísticas, aunque falseadas, a pesar de que esa cimentación de la Educación de nuestros jóvenes sea tremendamente frágil.
La administración, como garante de la Educación, no hace sino echar balones fuera, creando planes de mejora, leyes y medidas que no terminarán de solucionar el problema, que es bastante más profundo.
Tras el último informe PISA se airea el modelo finlandés de educación, profundamente motivador para el alumnado, e incluso en algún telediario le dedican algún reportaje. ¿Por qué no hacer aquí lo mismo? Los modelos no son extrapolables: ¿cuál es el nivel de estudios de las familias finlandesas?, ¿cuál es el índice de lectura en sus familias? ¿cuánta prensa se vende?...y sobre todo ¿cuánta televisión ven los/as niños/as de ese país?, suponiendo que su televisión sea tan perniciosa como la nuestra.
En un informe que leía hace poco, la cifra de horas anuales de televisión consumidas por nuestros jóvenes era de 950 horas. Teniendo en cuenta, además, la calidad de lo que visionan, ¿cómo puede un libro competir con la tv para que vayan adquiriendo mayor comprensión lectora? ¿cómo vamos a hablar de estudiar?...¿van a ser efectivos los planes de lectura y biblioteca? Tv, Tv y más Tv

En fin, no era mi intención hablar de este tema, pero cuando veo que la Educación no es un tema prioritario para nuestros próceres, simplemente me indigno porque los que trabajamos en ella tenemos claras muchas cosas que desde los despachos parecen que no quieren oir. Hasta que en este país no hagan de la Educación una prioridad de estado, no se solucionarán los problemas, sino que se irán enmascarando.

Yo, acercándome al fin de este año, tan triste para mí personalmente, no quería ser negativo pero nos quedan muchos asuntos que soportar en 2008 , 2009,...¿hasta cuándo?

Lo malo es que a algunos de los que ponemos mucha ilusión diaria en nuestro trabajo, ya no nos quedan muchos años y nos gustaría que esto cambiara, que hubiera un compromiso serio.

Os deseo de todo corazón que, como en este video, las penalidades se esfumen y que el año 2008 sea para todos/as tal como deseáis:





¡UN FELIZ AÑO NUEVO A TODOS/AS!





2 Comentarios:

Anonymous Meli dijo...

Desgraciadamente, se ha jugado tanto con la Educación, se ha desprestigiado tanto al profesorado y se ha devaluado tanto el valor del conocimiento que ya no se puede remontar esta situación, y, además, de cara a unas elecciones sería completamente impopular hacerlo.
¿Cómo plantearlo para plantear con diplomacia (arte ya desconocida paa nuestros políticos, al igual que la de la retórica) los medios, sin duda duros para familias y estudiantes, que habría que utilizar para mejorar esta situación a la que ellos mismos, a base de demagogia, nos han llevado a todos? Situación que es, para el alumnado, de creciente comodidad; para los padres, de ninguna responsabilidad en la educación de sus hijos; y para los docentes, en una labor que supera su preparación y sus fuerzas, porque supone la administración que ya la responsabilidad individual de los chavales, la obligación de guíarlos que tiene la familia, y la trasmisión e interés por el conocimiento que tenemos nosotros, todo ello descansa sobre los hombros de los enseñantes.
A ver quién consigue cambiar esta tendencia cuasi irreversible que solo nos llena de desesperanza a los profesores.
Para él o ella, mi voto.

1/03/2008 1:06 a. m.

 
Blogger Francisco Nicolás dijo...

Mi voto también para esa persona.
Anunciaba en mi artículo que nos quedan muchas cosas que ver (soportar) en 2008, 2009... Pues ya apareció en la prensa la primera:
Pretenden perpetuar de por vida un complemento a los/as directores/as de los centros que mejoren su rendimiento escolar.
¿Por qué "incentivar" a los/as directores/as/? ¿Tal vez para que tiren de los claustros que no sigan los planes que propone la administración? ¿Para que todavía sean menos contestatarios?
No cabe duda que el cargo de director/a cada vez está más en sus manos...
Pero, no nos asombremos, todavía nos quedarán más cosas por conocer.

1/03/2008 2:39 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home