martes, mayo 22, 2007

SEVILLA Y LA CIENCIA


La semana pasada, mientras visitábamos la Feria de la Ciencia, comprobaba -otro año más- la dejadez que existe en aquella zona: el canal y los Jardines del Guadalquivir estań totalmente abandonados. Y, en cuanto acabó la feria, el pabellón del Futuro, donde se ubica, se cierra y hasta el año que viene, salvo que se "alquile" como plató para la realización de un programa de televisión de dudoso éxito.
Sevilla se está quedando cada vez más atrás en muchas cosas, pero en la "exhibición" de ciencia básica, está perdiendo totalmente el tren. Valencia ha creado un complejo digno de elogio, Granada tiene en su Parque de las Ciencias un verdadero tesoro y Málaga, poquito a poco, ha ido creando su propio museo de la Ciencia, representado con mucha dignidad, para su seguro exiguo presupuesto, en la pasada feria.
Por supuesto, nuestros políticos aspirantes a alcalde, ahora que hay elecciones, prometen de todo, incluso trabajar para hacer de los dos equipos de la ciudad clubes de Champion, marean temas como el metro, el número de puestos de trabajo que crearán, la vivienda, el botellódromo...¡Pero ninguno habla de promocionar la Ciencia! ¿Para qué? si eso no vende.
¿Y que tiene que ver el Ayuntamiento con esto? Pues mucho:

Es indignante ver la abandonada parte de la herencia de la EXPO del 92. Los pabellones de la Navegación (con su contenido expositivo), el de la Naturaleza (con lo poco que quede de él), el del Futuro (con contenidos que no sabemos dónde fueron a parar), los Jardines del Guadalquivir (totalmente abandonados) con su torre Banesto (precioso mirador de la ciudad). Pues parece que prefieren rehabilitar la torre de los Perdigones (que me parece bien) para exhibir imáges virtuales de vistas de la ciudad, en plan barraca de feria, y así se apuntan el tanto de lo novedoso, a rehabilitar los jardines del Guadalquivir y su extraordinario mirador (¿cómo estará su maquinaria?) que ya era algo que existió, y para nuestros modernos políticos,algo caduco.

Cuando uno ve la cantidad de grupos de escolares que visitan la Feria de la Ciencia, el antiguo y desaparecido Pabellón de la Energía Viva, el Parque de las Ciencias de Granada, en el que hay que reservar con bastantes meses de anticipación, uno piensa:

Con las tremendas posibilidades que tendría Sevilla en el eje expositivo: Pabellón de la Navegación, CAAC (Centro Andaluz de Arte Contemporáneo), Pabellón de la Naturaleza, Pabellón del Futuro (convertido en museo de la Ciencia), Jardines del Guadalquivir como zona de esparcimiento con su mirador, y todo ello unido a Isla Mágica como otro reclamo importante; ¿cómo no se les ocurre a nuestros políticos esta idea?
Y todo concentrado en no más de 500 metros.


Con la de promesas electorales tan oportunistas y, tal vez fuera de lugar, que hacen. ¿Por qué no meditan este asunto? Y más teniendo en cuenta que Sevilla se ha quedado como ciudad eminentemente turística. Pues potenciemos su máxima industria con otras importantes ofertas.

En lo que respecta a la Ciencia, no sería demasiado costoso. Es cuestión de ir poquito a poco. En principio, se aprovecharían los contenidos que se puedan salvar, o que existan, de lo que fue el Pabellón del Futuro y de la Energía en la Expo del 92, y después se irían incorporando, como ha hecho Málaga, determinadas experiencias entre las que tendrían cabida, entre otras, las más relevantes de cada edición de la Feria de la Ciencia, lo que, sin dudas, serviría de estímulo para los centros que participan en ella. Sinceramente, no hace falta tener un planetario para que un museo de la Ciencia pueda tener éxito.

¿Os imagináis la cantidad de excursiones de fin de curso que acogería Sevilla con el citado eje más el atractivo de Isla Mágica?. Ahora, en cambio, la mayoría de ellas se realizan al levante español, para aprovechar la oferta de Valencia y la proximidad de Terra Mítica, utlizando inevitablemente el autobús. Pero sin embargo, en Sevilla, pasar de una oferta a otra sólo supondría un pequeño y agradable paseo.

Desde estas páginas invitamos a nuestros políticos a que reflexionen sobre el tema y den en Sevilla una oportunidad permanente a la Ciencia.

4 Comentarios:

Blogger Juana G. Linares dijo...

Totalmente de acuerdo con Paco. Es tristísimo cada vez que vamos camino del CEP ver el canal lleno de basura y de hierbas cubriéndolo todo, el gran mural de azulejos que había a la entrada destrozado e irreconocible, las pérgolas sin plantas, las calles valladas y convirtiendo el espacio en algo inhóspito y desagradable para pasear. ¿qué pasó con ese monorrail que rodeaba toda la isla y permitía una vista magnífica lo mismo que el teleférico? ¿Qué fue de él? Y, como tú dices, la maravilla de las instalaciones y recursos que tenían los pabellones de la energía; podrían ser unos laboratorios permanentes al servicio de todos los centros educativos que se completarán con el museo de arte contemporáneo, de la naturaleza y la navegación. Y todo ello con un estación, qué digo una dos, de tren para conectar perfectamente santa Justa sin problemas de tráfico. Perooooo, la desidia, la falta de interés o la mala fe están dejando que un patrimonio excepcional donado a la ciudad con motivo de la Expo quede tan derrochado. Tendríamos que crear plataformas ciudadanas para exigir a nuestros políticos responsabilidades de sus actos.

5/22/2007 8:23 p. m.

 
Anonymous Meli dijo...

No creo que la actual corporación municipal desestimase la idea, puesto que se ha visto que es su trabajo actual y su intención futura mejorar Sevilla, sin necesidad de ningún acontecimiento especial como la Expo o unas hipotéticas Olimpiadas. Incluso está proyectada la construcción de un gran acuario a orillas del Guadalquivir. Solo sería cuestión de tiempo y de demanda ciudadana.

5/23/2007 11:10 a. m.

 
Blogger Ana Echarri dijo...

Creo que es una excelente idea para utilizar esos edificios e instalaciones, a lo mejor podría pensarse en añadir un Museo de la Tecnología.

5/23/2007 1:19 p. m.

 
Blogger Francisco Nicolás dijo...

No olvidemos que lo del futuro acuario es una oferta privada, ¡que me parece muy bien!
Pero aquí hablamos de que el Ayuntamiento, la adiminstración pública, se pringue en algo que no requiere demasiados esfuerzos, si acaso administrativos; y -la verdad- si en algo tan vital como el metro para nuestra ciudad, se están portando como lo hacen (ahora no licito la línea, luego sí porque hay elecciones..., metrocentro que posiblemente no solucione nada y, para hacerlo más rentable: ¿hasta dónde lo prolongamos y por dónde?, todo absolutamente improvisado); ¿cómo van a mostrar interés por lo propuesto en el artículo?

Nuestros políticos no quieren retomar este tipo de proyectos porque les parecen antiguos (porque les suena a "que ya fueron") y, por tanto, no son innovadores ni modernos.(¿Por qué "modernización" vamos ya?)
La humildad y la falta de protagonismo no son precisamente sus principales virtudes. Persiguen obras más o menos faraónicas "para la posteridad", "para pasar a la historia de la ciudad", y con esto que se propone, creen que no lo conseguirían, por eso desestiman este tipo de proyectos.
¡Pero si nuestro alcalde actual no distingue la astronomía de la astrología!
Y de los demás aspirantes, "¿pá qué contá?" Los políticos cada vez desilusionan más.

2007 AÑO DE LA CIENCIA

¿Para qué? ¿Lo saben ellos? ¿Hacen alguna referencia en su campaña electoral? ¿Existe algún interés real de su promoción?

5/24/2007 10:16 a. m.

 

Publicar un comentario

<< Home