lunes, marzo 05, 2007

Sobre el vello facial y la enfermedad del sueño

Bicheando en una página de televenta encuentro este comentario de una usuaria acerca de uno de sus productos, la crema Vaniqa (el comentario es literal pero más amplio, el acotado y el subrayado son míos):

Por fin soluciones a un problema grave
Evaluación del producto Vaniqa por siempre_natalia

Ventajas: Realmente funciona
Desventajas: Es un tratamiento, no un capricho

Hola, amigos de Ciao:
Esta vez quiero hablaros sobre Vaniqa, una crema que supondrá una mejoría importante en la calidad de vida de muchas chicas, tanto desde el punto de vista estético como psicológico [...] dos meses y medio utilizándo Vaniqa y os puedo decir que estoy feliz. Quiero seguir esperando y viendo los resultados, pues confío en mejorar todavía más, pero por el momento estoy encantada. Finalmente os quiero decir una cosa muy importante. Vaniqa es un tratamiento, no un capricho.

No sabe bien "siempre_natalia" hasta qué punto tiene razón, y la crema que está usando para solucionar su problema de hirsutismo facial no es un capricho, sino una necesidad. Pero no para ella exactamente, ni para las muchas mujeres del primer mundo que se valen de Vaniqa para lograr un rostro sin vello (según esta mujer, “el vello excesivo en el cuerpo es un problema, pero si ocurre en la cara estamos ya ante una tragedia”).

El principio activo de este medicamento, la eflornitina, es un remedio eficaz para la enfermedad del sueño, que, trasmitida por la mosca tse-tse, representa un importante problema de salud en algunas zonas de África. Las cifras pueden impresionar: 60 millones de personas pueden contraer esta enfermedad, 500.000 la sufren y 150.000 mueren cada año. Quizás no sea una tragedia de tanta magnitud como la que menciona "siempre_natalia", pero creo que debería tenerse en cuenta.

La compañía Bristol-Myers Squibb, que comercializa Vaniqa, ha anunciado su intención de donar a la OMS durante 3 años suministros de eflornitina. Según ellos se trata de “una sustancia utilizada para prevenir el crecimiento de vello facial en mujeres y que ha demostrado ser eficaz como tratamiento de la enfermedad del sueño”.

En realidad es al revés: se trata de una sustancia que en principio se utilizaba para tratar la enfermedad del sueño. Era comercializada por Aventis precisamente para esta enfermedad, pero cesó de fabricarla en 1999. Desde entonces las organizaciones humanitarias han estado utilizando los restos, llegando a utilizar frascos caducados en su desesperación y agotándose finalmente las reservas. Gracias a que casualmente se descubren sus propiedades para eliminar el vello facial, la eflornitina vuelve a ser comercializada, esta vez en forma de crema y por la compañía Bristol-Myers Squibb. Un producto que, a pesar de salvar infinidad de vidas humanas, deja de fabricarse por no ser económicamente rentable, vuelve a las farmacias porque sirve a los intereses mucho más superficiales pero económicamente ventajosos de la vanidad de la mujer occidental.

Gracias a este descubrimiento precisamente, el medicamento vuelve a estar en circulación. Y no por altruismo, sino por evitar una publicidad negativa, los laboratorios están donando gratuitamente 60.000 dosis por año, que distribuye la OMS a través de Médicos sin Fronteras. De hecho, sus beneficios en el tratamiento de la enfermedad del sueño no se publican en la información que dan en los prospectos o mediante otros medios a las farmacias.

La verdad es que no llegué a esa página de televenta por casualidad. Partí de un reportaje publicado en El País Semanal el pasado 25 de Febrero. Un proyecto de Javier Bardem, una película en cinco episodios denominada Los invisibles, que implica a cinco conocidos directores de cine, incluye un documental titulado “El veneno de la mosca”, precisamente sobre la enfermedad del sueño. Llegué por tanto buscando la marca comercial que incorporaba el principio activo que sirve para combatirla, pero que los laboratorios prefieren emplear en combatir algo mucho más superficial, menos dañino o molesto y, sobre todo, calificado como “superfluo”.

Lo que me reafirma en mi debate interno sobre hasta qué punto las obsesiones estéticas de la sociedad occidental pueden llegar a ser criminales y, desde luego, carecen absolutamente de ética, por cuanto la vida y la piel de según qué personas llega a valorarse de forma tan diferente.

10 Comentarios:

Blogger Ana Echarri dijo...

Horrible. Realmente el tema de las farmacéuticas da para mucho, por ej. lo que se cuenta en la maravillosa película "El jardinero fiel".

3/05/2007 10:14 p. m.

 
Blogger Juana G. Linares dijo...

Un ejemplo más del abuso de las farmacéuticas que, en aras de sus ingresos económicos, no tienen pudor en "olvidar" a aquellas personas que son futuros compradores. Es más rentable vender cualquier producto a esta sociedad enferma de consumismo que padecemos.

3/05/2007 10:20 p. m.

 
Anonymous Anónimo dijo...

Buenas. Soy Natalia, la persona que ha escrito el comentario original que se cita aquí (sin yo saberlo, por cierto; aunque no tengo ningún problema en que se cite, me habría gustado que por cortesía se me consultase o al menos se me comunicase).

Simplemente quiero decir lo siguiente: las mujeres afectadas de enfermedades que nos causan vello facial tenemos tanto derecho como cualquiera a a) considerar que se trata de un problema y b) buscar ayuda médica para solucionarlo. Ello no impide que se curen y traten otras enfermedades y otras personas. Seguramente ustedes se tomarán una aspirina cuando les duele la cabeza, cuando esa misma aspirina podría salvar la vida a un niño que a trece mil kilómetros de distancia está a punto de tener convulsiones febriles por carecer de antipiréticos.

La vía de la crítica, la ridiculización y la culpabilización de los demás no creo que dé demasiados frutos. Les invito a ser más constructivos en sus bienintecionadas reflexiones.

Natalia Cuesta

3/15/2007 5:26 p. m.

 
Anonymous Susana dijo...

Completamente de acuerdo con Natalia.

Qué fácil es refugiarse en el populismo de lo políticamente correcto.

3/22/2007 5:19 p. m.

 
Blogger Meli dijo...

Creo que para cualquiera que lea el artículo estará claro que la crítica no va dirigida contra las usuarias del producto, sino contra las multinacionales farmacéuticas.

3/23/2007 7:42 p. m.

 
Anonymous Anónimo dijo...

Nely, si lees bien, ana echarri, hace un comentario que cito textualmente "la vanidad de la mujer occidental". Sus palabras estan escritas muy a la ligera, confunde una enfermedad como es el HIRSUSTISMO. Antes de escribir esto deberia de informarse de lo que sufren estas mujeres, no en el "mundo rico" que nos ha tocado vivir, tambien lo he visto en paises pobres y ellas sufren de igual grado.
Y aunque no quiero desviar el tema, si no fuera por la inversión que hacen las farmacéuticas poco habría en avances contra otras enfermedades como sida o cancer. Pero ese seria otro tema a tratar, y lo que quiero es que quede claro, hay un alto número de mujeres que sufren esta ENFERMEDAD, y desgraciadamente no pueden hacerlo en silencio, es algo que ahí está y cualquiera lo puede ver. No hace mucho vi a una mujer y tenia que ir con un pañuelo la calle porque tenia una barba que ni lo puedes imaginar, pensé que quizas esto es a lo que se referian cuando hablaban de la mujer barbuda que se exponia en los circos para risas de muchos.
Por favor, pensad antes de escribir algo que daña aún mas la autoestima de estas personas. Saludos.

5/01/2007 8:35 a. m.

 
Blogger Ana Echarri dijo...

A los anónimos y por alusiones,

más valdría leer con atención, comprender lo que se lee o se critica en este artículo, y sobre todo no confundir, ni poner en boca (o mano) de alguien lo que dice otra persona.

No estaría de más que los o las anónimos que escriben con asiduidad en esta bitácora leyeran y practicaran las reglas de "Netetiquetas".

5/01/2007 12:32 p. m.

 
Anonymous Anónimo dijo...

Ana Echarri, si que me he leido el artículo, y se de que va el tema y por donde, por ello he dicho que tratandose de farmacéuticas opinaría en otro momento y que en este sólo quiero solidarizarme con este grave problema que ha he expuesto.

Y ahora, al Cesar lo que es del Cesar: Pido disculpas por referime a ella (ana echarri) como la autora de este blog, pues me referia a Meli. Pero seguro que si tu que sabes de esto mucho mas que yo, ya te habrias dado cuenta de lo que habia ocurrido.
Es la primera vez que escribo en un blog y desconozco incluso el término "Netetiquetas". Al ver su nombre debajo del articulo no veia bien cual era el nombre de la autora.

5/01/2007 10:19 p. m.

 
Anonymous Anónimo dijo...

Quizás el problema radica en lo obsesionados que nos tiene el capitalismo, las grandes farmacéuticas como el resto de grandes empresas buscan tener ganancias, no podemos acusarnos de vivir en la sociedad que nos ha tocado pero si deberíamos exigir que el mundo esté más repartido, por solidaridad, y eso se consigue tomando decisiones en el día a día.

10/26/2007 10:29 a. m.

 
Anonymous Anónimo dijo...

Leí sobre la crema vaniqa (trat. vello facial) y varios artículos que pueden ayudar a disminuir el hirsutismo y al ser un fármaco lo hace obviamente un laboratorio, sino no sería un remedio... esta claro?
Esto ayudaría a que muchas mujeres no solo recuperen la sonrisa, sino, que la autoestima, puedan mostrar su rostro sin verguenza y vivir una vida normal. Al menos poder empezar a soñar.
A las personas que solo critican las soluciones y no estan en el lugar de mujeres con hirsutismo o bien no pueden ponerse en la misma vereda, por favor absetenerse de hacer comentarios maliciosos o rencorosos, ya que no es bueno ni constructivo. Y no es bueno utilizar este medio para hacer catarsis, para eso hay psicólogos.
Cuando hay un problema de salud y existe una solución no pensamos en cuanto cuesta, solo pensamos en hacer posible la solución.
Que sean todos muy felices y la vida les sonría.

11/13/2008 12:42 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home