jueves, marzo 16, 2006

Nos alegramos... de corazón



de que ya estés en casa, Jose Ramón,
y te vayas curando, poco a poco,
con buenas latas de melocotón.

1 Comentarios:

Blogger MELI dijo...

SECUELA

Impulsados por el imán de la calamidad
merodean y miran como si la casa
quemada fuera de ellos, o como si pensaran
que en algún momento algún escándalo pudiera escurrirse
de un armario asfixiado por el humo;
ni muertes ni heridas prodigiosas
sacian a estos cazadores de vieja carnaza,
de rastro de sangre de tragedia austera.

Madre Medea con su túnica verde
se mueve humilde como cualquier ama de casa por sus estancias en ruinas,
haciendo el inventario
de zapatos calcinados,
de tapicería empapada:
privada de la pira y la tortura,
la multitud le sorbe la última lágrima
y le vuelve la espalda.

SYLVIA PLATH

3/16/2006 10:04 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home