jueves, febrero 09, 2006

Érase una vez...

Érase una vez un joven docente al que le adjudicaron como destino para llevar a cabo su labor un recóndito lugar de nombre terrible: ¡ I.B. Nº 25 !
Tras luchar contra las adversidades, localizó un instituto casi recién nacido donde prácticamente todo estaba por hacer. Y una de las primeras cosas que hubo que hacer fue precisamente dar un nombre menos impersonal a ese espacio donde se debían establecer una serie de vínculos tanto académicos como personales que -en tantos y tantos casos- acabarían por perdurar a lo largo de los años. Tras no pocos debates, la decisión se acabó vinculando con algo tan propio de nuestro entorno como el AZAHAR.
El nacimiento del I.B. Azahar dio origen, años más tarde y por causa de los cambios que se produjeron en el sistema educativo, al I.E.S. Azahar. Y casi 17 años más tarde, ese mismo joven -que ya no lo es tanto, desgraciadamente- sigue compartiendo su trabajo, su tiempo y su vocación con esta comunidad educativa.
Tras unos inicios carentes de tantas cosas, y sin que podamos decir que actualmente nuestro centro sea el máximo al que cualquiera podría aspirar, hace 17 años nadie nos podría haber imaginado inaugurando este blog, bitácora o espacio común -uno más- donde se posibilite un encuentro fructífero entre todos los integrantes de nuestro centro.
Por todo ello, mi deseo es que sepamos entre todas y todos sacar adelante este nuevo proyecto tan interesante como enriquecedor.

6 Comentarios:

Blogger MELI dijo...

¿Te acuerdas todavía de cuando casi todos éramos yogurcitos, algunos petitsuisses y también alguna cuajada que otra? Ya casi todos somos cuajadas, cielos...

2/09/2006 7:12 p. m.

 
Blogger José Ramón M. dijo...

Afortunadamente, cuando eres "cuajada" ya se te ha pasado el CUAJO que tienes de petitsuisse. Aunque la excepción confirma la regla.

2/09/2006 7:18 p. m.

 
Blogger PacoG dijo...

17 años después, llegó otro profesor y se encontró un centro que iba mucho más allá de lo que podía imaginar. En el I.E.S. AZAHAR no había una aula de informática llena de ordenadores como en todos los institutos que había visto, sino que todas las aulas estaban llenas de ordenadores y los alumnos le pedían que los encendieran y les diera las clases con ellos. El terror en principio, y el entusiasmo después, se apoderaron de él y comenzó una intensa labor de aprendizaje que nunca terminaría dada la enorme cantidad de posibilidades que se le abriero ante sus ojos. Además encontró unas personas excepcionales y comprendió el motivo de la enorme evolución que el centro había tenido.

2/09/2006 7:37 p. m.

 
Blogger Rosa Baena dijo...

¿Quién dijo que el profesorado no trabaja y no se preocupa por la calidad de la enseñanza?

2/10/2006 10:21 a. m.

 
Blogger Ana Echarri dijo...

Siempre me había preguntado de donde habría salido el nombre de nuestro centro.
¿Qué otros nombres se barajaron?

2/10/2006 10:26 p. m.

 
Anonymous Anónimo dijo...

mi nombre es Veronica Bolaños, estudie BUP y COU en vuestro instituto, que yo aun siento como mio. Pase alli los mejores años de mi vida y siempre voy a recordar con cariño a todos los profesores, Don Cristobal, Don Antonio, Doña Juana,Guillermo y algunos de los ue ya no recuerdo el nombre, y por supuesto a la involvidable Guillermina. Hicimos muy buenas amistades, a dia de hoy aun mantenemos contacto. A todo el profesorado, gracias,
Veronica

8/24/2008 4:46 p. m.

 

Publicar un comentario en la entrada

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home