jueves, febrero 09, 2006

Un enigma aparentemente sin solución.

Una noticia muy actual y de la que todos sufrimos sus consecuencias es: "Los atascos para llegar al centro de trabajo". Ni que decir tiene que los profesores estamos incluidos en dicho problema.
Este tema está generalizado en todo el país, por eso nos vamos a centrar en una provincia, Sevilla. Concretamente haremos alusión a un articulo aparecido recientemente en un periódico en el que se decia que una persona tardaba HORA Y MEDIA en llegar a su trabajo desde la localidad de Coria del Río hasta los Remedios. El caso de la que escribe es parecido aunque el recorrido es distinto, supongo que peor será el caso de los que tienen que atravesar la ciudad en hora punta, o el de pasar por el Puente del Quinto Centenario para ir a su trabajo, o simplemente a una cita médica a primeras horas de la mañana.
Pero direis, ¿que tiene esto que ver con el título del escrito? pues bien, lo que me llama la atención de todo el tema del atasco es que te puedes llevar una determinada cantidad de tiempo parada esperando a que el maldito coche de delante te quite las luces de freno y comience andar y acto seguido como por arte de magia y sin motivo aparente todos los coches se ponen en marcha y todo funciona con toda normalidad como si lo que ha producido el atasco se hubiese esfumado. Si a eso le añades que cada día que pasa te levantas antes para no volver a llegar tarde y que aparentemente no tiene solución ¿Qué hacer?...

5 Comentarios:

Blogger Francisco Nicolás dijo...

Siempre queda la radio y mirar la cara de los demás, evitando ponerse nervioso al mirar la agujita de la temperatura del motor, porque -en realidad- resoplar no valdrá para nada.

2/09/2006 7:47 p. m.

 
Blogger Rosa Baena dijo...

Oir el programa "No somos nadie" de Pablo Moros en la emisora M-80 de 7 a 10 de la mañana. Te lo recomiendo, te hace relativizar cualquier conflicto, por eso, porque no somos nadie.

2/10/2006 10:15 a. m.

 
Blogger PacoG dijo...

Estoy con rosa en que escuchar "no somos nadie" es una magnífica solución, pues dejarás en segundo plano lo de que vas a llegar tarde y te reirás un poco. De hecho, alguna vez he mirando alrededor y alguien estaba mirándome con cara de sorpresa porque vería a una persona reirse en solitario.
Pero voy a dar un paso más en ese enigmático caso de los atascos: ¿por qué el carril en el que tú estás siempre es el que avanza menos?. Y cuando ya estás harto y decides cambiarte de carril consiguiéndolo con dificultad tras un rato hasta que alguien te deja, ¿por qué entonces empieza a avanzar más rápido aquel en el que tú estabas?. Es curioso, pero a mí me sucede.

2/10/2006 11:27 a. m.

 
Blogger Ana Echarri dijo...

Nada mejor que los autobuses urbanos, limpitos con el medio ambiente; y puedes escuchar a Pablo Motos, o leer el 20 minutos que te han dado en la parada, o ver a la gente pasar. Bueno, también te puedes reir un ratito viendo la cara de los que van en los coches, todo "estressaaados".

PD. Otra solución es la bici, en cuanto haga buen tiempo me la traigo.

2/11/2006 1:32 p. m.

 
Anonymous Anónimo dijo...

yo también prefiero ir en "Motos"... me nknta el "no somos nadie"...

2/14/2006 7:23 p. m.

 

Publicar un comentario

Enlaces a este post:

Crear un enlace

<< Home